Mausoleo-Panteón de Jaime I, Tarragona

AÑO
1906-30

DIRECCIÓN
Ajuntament, Plaça de la Font I, Tarragona

PROMOTOR
Comissió de Monuments de Tarragona

RESTAURACIÓN
1886 Restauració peces Eustaqui i Miquel Vallès i Helena Calaf
1992 Muntatge de les peces Lluís Bañeras, arquitecte

PANTEO JAUME I

La desamortización de Mendizábal de 1835 tuvo una gran afectación en el monasterio de Poblet. En 1836 se profanaron las tumbas de Jaime I y de varios miembros de la casa real de Aragón, y sus restos mortales fueron cambiando de ubicación hasta que en 1856 se depositaron en la catedral de Tarragona. En 1906, la Comisión de Monumentos de Tarragona decidió encargar a Domènech i Montaner un mausoleo para depositar en él los restos de Jaime I, y otro para el resto de los miembros de la casa real de Aragón, en la propia catedral. El proyecto de Domènech fue aprobado en 1908 por el Gobierno del Estado, pero el retraso en los pagos y las divergencias con el obispado sobre la ubicación del mausoleo prolongaron las obras más allá de la muerte del arquitecto.

El proyecto de Domènech no solo incluye el elemento del sarcófago, sino que lo integra en un barco con baldaquino que navega sobre las aguas. El conjunto, de 9 m de altura, está realizado con piedra ricamente ornamentada y decoraciones cerámicas. Sostiene el barco una base de piedra caliza rematada por unas volutas a modo de oleaje. El baldaquino se apoya sobre ocho columnas muy esbeltas que soportan arcos trilobulados, rematados con una crestería también de piedra. El sarcófago está recubierto de un mosaico cerámico policromado. Todo el conjunto está decorado con elementos escultóricos y medallones con numerosas referencias históricas y heráldicas.

Cuando Domènech falleció, en 1923, hacía poco que se había resuelto la disputa con el obispado (que no veía bien el emplazamiento propuesto por el arquitecto en el crucero de la catedral, como había sido el caso en el monasterio de Poblet). La obra escultórica estaba muy avanzada pero no completamente terminada, con elementos almacenados en la propia catedral y otros todavía en el taller de Barcelona. Su hijo Pere Domènech tomó el relevo de la obra, pero por falta de presupuesto quedó interrumpida. En 1952, Francisco Franco aprobó el traslado de los restos de Jaime I de nuevo a Poblet, así que las piezas del mausoleo que ya no tenían sentido permanecieron almacenadas en un rincón de la catedral. Finalmente, en 1992 se montaron en uno de los patios interiores del Ayuntamiento de Tarragona, donde se conservan actualmente.

imágenes

Cronograma

Visualiza todas las obras de Lluís Domènech i Montaner a través del cronograma. Todas sus obras vinculadas con los planos, su biografia, formación, docéncia, política..

Realitza una cerca