GRAN HOTEL INTERNACIONAL

AÑO
1888

DIRECCIÓN
Passeig de Colom, Barcelona

PROMOTOR
Ajuntament de Barcelona/ promotor Ricard Valentí

GRAN HOTEL INTERNACIONAL

Para disponer de suficientes plazas hoteleras durante la Exposición Universal de 1888, el Ayuntamiento de Barcelona convocó un concurso para construir un gran hotel, de carácter efímero, que se adjudicó al promotor Ricard Valentí, con proyecto de Domènech i Montaner. El Hotel Internacional no presentaba grandes innovaciones estéticas, pero despertó mucha admiración por la velocidad en su ejecución: 53 días para terminar la estructura y un total de 83 para finalizar el edificio. Para poder cumplir los plazos establecidos, Domènech ideó un sistema de construcción seriada.

El edificio presentaba una planta rectangular de 150 x 35 m, con un eje de simetría central y cuerpos salientes en ambos extremos y en la parte central. Tenía cinco plantas en los cuerpos alargados y seis en el cuerpo central y en las torres. Disponía de ascensor, puertas de acceso para peatones y para vehículos, café, restaurante, camisería y guantería, estanco, telégrafo, patio de honor y grandes claraboyas que iluminaban los pasillos. Podía acoger hasta 2.000 huéspedes, con 600 habitaciones y 30 apartamentos para familias. Para poder construir sobre un terreno tan inestable como era el terraplén que se había formado tras el derribo de la muralla de Mar, donde la cimentación convencional habría sido muy costosa y lenta, se utilizó un ingenioso sistema: consistía en un emparillado de vigas metálicas (que en realidad eran raíles de tren alquilados que podrían recuperarse una vez derribado el edificio después de la exposición) sobre las que se sostenían bóvedas tabicadas invertidas, creando una losa continua de cimentación. Todos los muros eran de fábrica de ladrillo, con un dimensionado de los espacios ajustado al formato de la pieza para minimizar los cortes de la cerámica. Para acelerar la construcción se trabajaba las veinticuatro horas del día: los operarios se distribuían por especializaciones y en distintos turnos. En el turno de noche se utilizó iluminación eléctrica, lo que en aquel entonces despertó gran admiración. Una estructura laboral moderna en la que Bonaventura Pollés i Vivó y el recientemente titulado Josep Forteza i Ubach participaron como arquitectos ayudantes.

La obra contó con estucados decorativos a partir de dibujos de Alexandre de Riquer, Joan Llimona y Dionís Baixeras, molduras ornamentales, empapelado de los interiores, etc. De la pintura se encargó empresa Bassegoda, y de la decoración Saumell i Vilaró. El conjunto decorativo pretendía lograr la difícil síntesis de una arquitectura nacional y moderna, tal como Domènech había determinado en su artículo «En busca de una arquitectura nacional». Incluía claras referencias medievales, pero también conservaba algunos toques académicos y, al tiempo, un aire art nouveau.

Al terminar la exposición, y a pesar de las peticiones del promotor para conservarlo, el edificio fue derribado.

imágenes

Cronograma

Visualiza todas las obras de Lluís Domènech i Montaner a través del cronograma. Todas sus obras vinculadas con los planos, su biografia, formación, docéncia, política..

Realitza una cerca